Comercio Electrónico
Desafío global y también para Chile:

Estadísticas E-Commerce

En 2012 ingresaban un total de  500 mil envíos Vía Postal a Chile, la cifra aumentó a 17 millones en 2017. Frente a ese escenario, Aduanas constantemente toma nuevas medidas para facilitar a la ciudadanía la internación al país de sus compras online, pero sin descuidar su rol fiscalizador, cuyo objetivo es evitar el ingreso de mercancías ilícitas o que pongan en riesgo tanto la seguridad como salud y patrimonio histórico de los chilenos.

Las revisiones físicas que Aduanas efectúa en fronteras terrestres, aeropuertos y puertos, son de vital importancia. Para el caso de envíos Vía Postal, éstas se llevan a cabo en las bodegas de Correos de Chile, empresa responsable del transporte, almacenamiento  y distribución de los productos que has comprado en el exterior vía online.

Tras la revisión de las mercancías seleccionadas por parte del Servicio Nacional de Aduanas, proceso que se realiza en un máximo de 5 días, Correos debe informar al usuario directamente si los bienes importados deben cumplir con algún requisito adicional. Será responsabilidad del propio comprador realizar los trámites extra que corresponda.

La fiscalización adecuada en esta área permite combatir el contrabando de bienes, así como también controlar la evasión tributaria (subvaloración, uso indebido de franquicias e impacto en comercio informal interno). Según datos de 2018, al menos el 80% de los envíos sometidos a apertura e inspección física tuvieron que ser retenidos: los productos no contaban con "Vistos Buenos" para su importación (seguridad, salud pública) o bien no se había contemplado el pago de algunos grávamenes asociados.

Para realizar estos procedimientos Aduana usa tecnología no intrusiva (escáner) y son escaneados el 100% de los paquetes, lo que en el útlimo tiempo ha permitido detectar numerosos casos de tráfico de armas y municiones, la internación de medicamentos prohibidos y mercancías falsificadas, principalmente.

En el ámbito de drogas, se cuenta con un equipo especializado y binomios caninos, que han realizado importantes hallazgos, tanto en la detección de drogas tradicionales (cocaína y marihuana), así como de otras sintéticas (Éxtasis, Nbome y LSD, entre otras).

En materia de propiedad intelectual, las mayores retenciones se relacionan con ropa, calzado deportivo (zapatillas), celulares, drones, radios para auto, relojes,  joyas, equipos y accesorios electrónicos, entre otros productos.